Skip to content
BY-NC-ND 4.0 license Open Access Published by De Gruyter October 29, 2020

Saludos y despedidas: tipología y contraste entre datos intuitivos y observacionales

Greetings and farewells: A typology and a contrast between intuitive and observational data

Ariel Vázquez Carranza

Resumen

El presente artículo describe una tipología de saludos y despedidas del español de México basada en datos observacionales de hablantes jóvenes del municipio de Metepec. El artículo también hace un contraste de datos observacionales y datos intuitivos referentes a los formatos de saludos y despedidas. En cuanto a la tipología, los saludos y las despedidas reportados se categorizan en tres y cuatro tipos respectivamente (saludos: hola, vocativos, la construcción interrogativa ¿Qué …?; despedidas: adiós, bye, imperativo del verbo cuidar y despedidas temporales), y cada categoría cuenta con características y subcategorías particulares. La comparación entre los datos observacionales y los intuitivos en general indica que los datos observacionales no coinciden con los datos intuitivos; sin embargo, al ahondar en su contraste se identifican algunas similitudes particulares.

Abstract

This paper presents a typology of greetings and farewells in Mexican Spanish. In particular, the typology is based on observational data of greetings and farewells produced by young speakers in the city of Metepec. The typology of greetings and farewells is categorized into three and four types, respectively (greetings: hola, use of vocative, and the interrogative construction ¿Qué…?; farewells: adiós, bye, imperative of the verb cuidar ‐‘take care’, and temporal farewells). Each category has its own characteristics and subcategories. In general, the contrast between observations and intuitions indicates that the observational data does not coincide with the intuitive data. However, there are similarities when looking at their contrast in detail.

El término “juego del lenguaje” enfatiza que hablar la lengua es parte de una actividad o de una forma de vida.[1]

Wittgenstein (1953, §23).

la investigación lingüística debe sujetarse a las limitaciones metodológicas típicas de todo trabajo científico.[2]

Wasow y Arnold (2005, p. 1495).

1 Introducción

Para la descripción lingüística, uno de los aportes metodológicos fundamentales de la sociolingüística fue restarle relevancia a las intuiciones de los hablantes y dársela mejor a la observación directa de su comportamiento verbal, la cual se puede realizar mediante notas de campo o grabaciones de audio. Esto, por la simple razón de que al pedirle a los hablantes que hagan una introspección sobre su comportamiento verbal, muchas veces, sus intuiciones no coinciden con lo que realmente producen lingüísticamente en su vida cotidiana (Labov, 1996).

El presente trabajo tiene dos objetivos principales: por un lado, se presenta una comparación entre intuiciones y observaciones etnográficas sobre los formatos utilizados en las frases de saludos y despedidas, y por otro, se describe una tipología de estas acciones sociales obtenida de datos observacionales. Antes de describir la metodología utilizada y presentar la tipología y contraste de datos, es pertinente describir la noción de saludos y despedidas desde los puntos de vista sociológico, lingüístico-antropológico y discursivo.

Los saludos y las despedidas son actividades sociales, son un tipo de “juegos del lenguaje” (Wittgenstein, 1953), con los cuales los hablantes establecen límites interaccionales y el significado social de su relación mutua. Goffman (1971) describe los saludos y las despedidas como ritos de acceso, es decir, los saludos marcan la transición a un estado de acceso mutuo entre las personas y las despedidas marcan el fin de este acceso. Desde un punto de vista analítico-conversacional, los saludos y las despedidas son acciones sociales conversacionales de apertura y cierre, respectivamente, las cuales son producidas en pares adyacentes (Sacks, 1992): al primero de ellos de ambas acciones sociales se le considera como una estructura secuencial con preferencia nula (Schegloff, 2007). De esta manera, al producirse un saludo o una despedida en la interacción social no hay otra opción, para el receptor, más que contestar, ya sea con un saludo o con una despedida (desde luego el saludo o la despedida pueden ser ignorados por el receptor, pero esto sería una acción socialmente marcada). Esta preferencia nula distingue a las secuencias de saludos y despedidas de otras secuencias de acciones sociales; por ejemplo, ante una invitación, el receptor tiene la opción de aceptarla o rechazarla, o ante una evaluación, el receptor puede mostrar acuerdo o desacuerdo. Con respecto a las despedidas, se ha descrito la interacción que las precede en la conversación (Placencia, 1997; Schegloff y Sacks, 1973). Desde la perspectiva de la teoría de actos de habla (Searle, 1969; Searle y Vanderveken, 1985), los saludos y las despedidas son considerados como actos expresivos y se cuestiona su contenido proposicional, es decir, de acuerdo a esta teoría, los saludos y las despedidas no transmiten ninguna idea informativa (contrario a lo que argumenta Duranti, 1997). La teoría de actos de habla considera los saludos como actos de reconocimiento y a las despedidas como actos de cierre del canal comunicativo.

De acuerdo con Duranti (1997), los saludos son eventos interaccionales de carácter universal con los cuales los hablantes definen sus identidades, la relación social que comparten entre ellos y el contexto social en el que se encuentran; estas características se pueden aplicar también para las despedidas. Los saludos se han estudiado en distintas lenguas, desde diferentes perspectivas y utilizando una variedad de metodologías. Los estudios etnográficos y sociolingüísticos son los más comunes: por ejemplo, Firth (1972), Laver (1981), Akindele (1990), Coupland et al. (1992), Duranti (1997), Oviedo (2007), Alharbi y Al-Ajmi (2008), Pinto (2008), Araújo et al. (2013), Bibiri et al. (2016), Roozbeh (2017), Michno (2017), Adukpo et al. (2019); por mencionar algunos. También se han estudiado desde la perspectiva diacrónica (Baran, 2017; Zieliński, 2019a), su prosodia (Medina et al., 2018) e incluso se han tratado en lenguas muertas como el latín (Poccetti, 2010) y en el comportamiento de animales sociales como los chimpancés (Laport y Zuberbühler, 2010). Estudios específicos sobre despedidas en español son muy escasos, para el presente estudio solamente se encontraron los trabajos diacrónicos de Zieliński (2019b) y de Vila Carneiro y Faya Cerqueiro (2016). Por lo general las investigaciones sobre despedidas se enfocan también en los saludos (Araújo et al., 2013; Castañeda Naranjo y Henao, 2013; Firth, 1972; Laver, 1981; Ríos González, 2007). Son aún más escasos los estudios sobre saludos y despedidas del español que se habla en México: Collí May (2009) contrasta los saludos y despedidas producidos por hombres y mujeres en un colegio de bachilleres de Chetumal y Araújo et al. (2013) reportan patrones sociolingüísticos referentes a la cortesía en saludos y despedidas en hablantes de Colima. Para la recolección de datos, Collí May utilizó observaciones y cuestionarios y Araújo et al. utilizaron solamente cuestionarios. Ambos estudios se basaron principalmente en las intuiciones de los hablantes; y como veremos más adelante, existen algunas coincidencias con estos estudios en cuanto a los tipos de saludos y despedidas que forman parte de la tipología que se presentará después de las consideraciones metodológicas del estudio.

2 Metodología

Para la investigación se recolectaron datos intuitivos y observacionales sobre formas lingüísticas de saludos y despedidas; para ello se diseñaron dos instrumentos: un cuestionario y un registro de observaciones (véase apéndice). Los datos se recolectaron en el municipio de Metepec, en el estado de México, en un contexto universitario. Los informantes de las muestras obtenidas mediante uno y otro instrumento se ubican en un rango de edad de entre 15 y 25 años. Se aplicaron 285 cuestionarios escritos (160 contestados por mujeres, 125 por hombres) y en total se registraron 231 observaciones de saludos (136 producidos por mujeres, 95 por hombres) y 185 observaciones de despedidas (110 producidas por mujeres, 75 por hombres). Ambos instrumentos fueron aplicados por el investigador con el apoyo de asistentes de investigación. A continuación se describe con más detalle los instrumentos, los datos obtenidos y los datos que se seleccionaron para su análisis en el presente estudio.

2.1 Observaciones

En el registro escrito de observaciones se anotaba el saludo o despedida, la edad aproximada del informante, su género, y una breve descripción del contexto interaccional (véase apéndice). Del total de las observaciones recolectadas de saludos y despedidas, 172 saludos (61 de hombres, 111 de mujeres) y 128 despedidas (60 de hombres, 68 de mujeres) fueron en contextos donde el hablante saludaba o se despedía de un amigo, primo o compañero, es decir, donde la relación social entre el hablante y el receptor se puede describir como una relación simétrica en cuanto a poder o estatus (Brown y Gilman, 1960). Debido a que la gran mayoría de las observaciones recolectadas fueron de este tipo, la tipología que se presenta más adelante se basa únicamente en estos datos, es decir, es una tipología de saludos y despedidas en relaciones sociales simétricas entre hablantes jóvenes.

2.2 Cuestionario

En el cuestionario que se diseñó para registrar las intuiciones de los hablantes, se describían siete receptores diferentes de saludos y de despedidas y se le preguntaba al informante cómo saludaría o se despediría de ellos (véase apéndice); por ejemplo: “¿Cómo saludarías a alguien cercano a ti y de tu misma edad (por ejemplo, amigo, hermano, compañero, primo)?” o bien “¿Cómo te despedirías de un conocido mayor que tú (por ejemplo, un compañero de trabajo, un vecino, alguien que atiende un negocio)?”, etc. Los diferentes escenarios que se plantearon en el cuestionario denotaban relaciones simétricas y asimétricas determinadas por la edad entre los hablantes y su relación social (cercana versus lejana). Para poder contrastar las intuiciones con las observaciones se tomó la decisión de solo utilizar los datos que arrojaron las preguntas del cuestionario que reflejaban el tipo de relación simétrica más observado en los datos etnográficos (las preguntas 1.1 y 2.1 del cuestionario, véase apéndice). Por lo tanto, el contraste entre intuiciones y comportamiento verbal que se presenta a continuación es sobre saludos y despedidas en relaciones sociales simétricas entre hablantes jóvenes.

En la siguiente sección, se aborda primeramente la tipología encontrada de saludos y despedidas y después se presentan los resultados comparativos entre intuiciones y comportamiento verbal.

3 Tipología de saludos y despedidas

Como se mencionó anteriormente, la tipología que se presenta a continuación se basa en saludos y despedidas producidos por hablantes jóvenes que tienen entre sí una relación simétrica (Brown y Gilman, 1960). En términos de la teoría de la cortesía de Brown y Levinson (1987), los saludos y despedidas observados y analizados para la presente tipología se describen como ejemplos de cortesía positiva, ya que promueven la solidaridad entre los hablantes; son todo lo contrario a los saludos y despedidas que se pueden categorizar como ejemplos de cortesía negativa, en donde se fomenta el distanciamiento jerárquico-social entre los hablantes (por ejemplo, “Buenos días, señor presidente” o “Lo saludo respetuosamente”). Resulta evidente que, dada la naturaleza de los datos más observados en este estudio, los saludos y despedidas sean ejemplos de cortesía positiva, ya que fueron producidos por hablantes que tienen una relación simétrica jerárquico-social con sus interlocutores.

Para realizar la tipología de los datos recolectados el análisis se enfocó en la composición de los turnos de saludos y despedidas, es decir, en las unidades de construcción de turno (Sacks et al., 1974). Por turno de saludo o turno de despedida me refiero al turno de habla donde la acción social es el saludo o la despedida, el cual, como se mencionó en la introducción, es un rito de inicio o conclusión de acceso en una interacción (Goffman, 1971); en el caso de un saludo, este puede servir como el inicio de una interacción más extensa.

3.1 Tipología de saludos

En la introducción se mencionó que son muy escasos los estudios sobre saludos y despedidas en el español, y son aún más escasos los estudios referentes al español mexicano. El estudio diacrónico de Zieliński (2019a) es uno de los pocos estudios tipológicos referentes a los saludos del español. El autor utilizó el corpus diacrónico del español (CORDE) que reúne textos que van desde “el origen” del español (antes de 1250) hasta el año 1975; en particular, el autor se enfocó en los formatos de saludos desde los primeros registros que existen en el corpus hasta los de finales del siglo XIX. Zieliński propone una tipología de saludos basada principalmente en las nociones, antes mencionadas, de cortesía positiva y cortesía negativa. Así, el autor describe como saludos solidarios a aquellos saludos que denotan la cercanía entre las personas (por ejemplo, “Dios vos dé salud”) y como saludos de distanciamiento a aquellos que marcan una jerarquía social asimétrica (“Beso las manos”). De acuerdo al autor, los saludos de distanciamiento que presenta pudieron haber mostrado solidaridad cuando fueron utilizados entre personas de clases pudientes. En un estudio anterior sobre el español medieval, basado en obras literarias, Cruz Volio (2017) clasifica los saludos en tres categorías: (a) deseos de protección divina (por ejemplo, “Dios vos salve”), (b) deseos de bienestar (“Seas bien aventurado”) y c) expresiones de respeto y sumisión (A vós me omillo”). A pesar de que los datos del presente trabajo son muy diferentes a los utilizados por estos autores, la tipología que se muestra a continuación toma también los referentes descriptivos teóricos de la cortesía de Brown y Levinson (1987); es decir, como ya se mencionó, la siguiente es una tipología de saludos solidarios (o que promueven la solidaridad) entre hablantes que tienen entre sí una relación social simétrica (compañeros, amigos o familiares) y son ejemplos de cortesía positiva.

También como se menciona anteriormente, la tipología que se presenta está categorizada con base en las unidades de construcción de turno, principalmente de la unidad que lo inicia o, en este caso, la unidad que inicia el saludo. Tomando en cuenta esto, los saludos observados se categorizan en tres tipos principalmente: (a) los iniciados con hola; (b) los iniciados con vocativos, y (c) las construcciones interrogativas del tipo ¿Qué …? En la siguiente figura se muestra la distribución porcentual de estos tres tipos de saludos en los datos observacionales.

Como se puede comprobar, los saludos del tipo ¿Qué …? (59%) fue el formato más frecuente en las observaciones, seguido de los saludos iniciados con hola (34%). Los saludos menos encontrados fueron los iniciados con un vocativo (7%). Ahora bien, cada una de estas categorías tiene sus particularidades con respecto a las unidades de turno que los constituyen, particularidades que describo a continuación.

3.1.1 Saludos iniciados con hola

Los saludos del tipo hola se encontraron en cuatro formatos diferentes: hola solo, o acompañado de deseos de bienestar, o preguntas de estado, o de un vocativo. La Tabla 1 muestra los formatos con sus respectivos ejemplos.

Tabla 1:

Formatos de saludos iniciados con Hola.

Hola
TipoHola solo+ deseos de bienestar+ pregunta de estado+ vocativo
Ejemplo“Hola.”“Hola, buenas noches.”“Hola, ¿cómo estás?”“Hola, Bro.”

El trabajo de Collí May (2009) reporta “Hola, ¿cómo estás?” como la fórmula más observada en su estudio. En los datos del presente trabajo se observaron más veces las fórmulas hola solo y la fórmula hola + vocativo, ambas con un 33% del total de los saludos iniciados con hola. Las fórmulas hola + deseos de bienestar y hola + pregunta de estado representan el 7 y 27% respectivamente de los datos. Aunque en los datos de observación no se encontraron ejemplos donde se combinaran dos o varios formatos (por ejemplo, en el saludo “Hola, buenas noches, ¿cómo estas, Bro?”) vale la pena mencionar que, en el cuestionario, particularmente en la pregunta referente a esta simetría social, los participantes sí reportaron combinaciones como la del ejemplo. Es decir, intuitivamente combinaciones como esta pueden ocurrir, y es posible que ocurran en la vida real, aunque no se encontraron en los datos observacionales del presente estudio.

3.1.2 Saludos iniciados con vocativo

Como se observó en la Figura 1, los saludos iniciados con un vocativo (comparados con los saludos iniciados con hola y con los saludos del tipo ¿Qué …?), representaron solamente el 7% de las observaciones de saludos, el mismo porcentaje que obtuvo la fórmula hola + pregunta de bienestar. En la Tabla 2 se puede observar que el vocativo puede aparecer solo o bien seguido de una pregunta de estado.

Figura 1: Distribución porcentual de los tres formatos de saludos

Figura 1:

Distribución porcentual de los tres formatos de saludos

Tabla 2:

Formatos de saludos iniciados con vocativo.

VOCATIVO
TipoVocativo+ pregunta de estado
Ejemplo“Amiga”“Banda, ¿qué hacen?”

Es interesante que en ninguna de las dos investigaciones sobre saludos en el español de México se reporta este tipo de saludos (cf. Araújo et al., 2013; Collí May, 2009). Michno (2014), quien aplicó un cuestionario a hablantes bilingües méxico-americanos, reporta la “personalización del saludo” como características de los saludos, es decir, el mencionar el nombre de la persona a quien se saluda; sin embargo, el autor no indica si el vocativo iniciaba el saludo o aparecía al final. En cuanto a las respuestas intuitivas de los participantes se reportó solamente un saludo en formato vocativo en la relación social simétrica en cuestión.

3.1.3 Saludos con la construcción interrogativa ¿Qué …?

El formato de estos saludos consiste en una pregunta de estado, es decir, una pregunta con la que se busca saber lo que acontece en ese momento con el interlocutor. Como se pudo observar en la Figura 1, los saludos de este tipo fueron los observados más veces, de hecho, representan el 59%; más de la mitad de los datos registrados, En la Tabla 3 se pueden observar los cuatro diferentes formatos encontrados de este tipo.

Tabla 3:

Formatos de saludos con la construcción interrogativa ¿Qué …?

¿QUÉ …?
TipoPregunta de estado
Ejemplo“¿Qué pasó?”“¿Qué onda?”“¿Qué tranza?”“¿Qué pedo?”

“¿Qué onda?” fue el formato más observado, el formato representa el 59% de los saludos del tipo ¿Qué …? y en general es el saludo más reportado en todos los datos referentes a saludo, tanto en observaciones como en intuiciones, y es el tipo de saludo que presentó mayor variación. De acuerdo a la Academia Mexicana de la Lengua (2020), “¿Qué onda?” (y otras frases con la palabra “onda”) ha estado presente en el habla juvenil mexicana desde mediados del siglo XX. Acevedo-Halvick (2008) y Medina et al. (2018) identifican también este saludo en el habla juvenil de Guatemala y Venezuela, respectivamente. Collí May (2009) también reporta una variación del saludo “¿Qué pedo?”: “¿Qué pecs?” en sus datos del español mexicano.

Los saludos del tipo ¿Qué …? corresponden a la asimetría social de los hablantes y a su edad, es decir, son saludos de carácter informal, que promueven la solidaridad, y que son característicos del habla juvenil. Sin embargo, en los cuatro formatos encontrados se pueden identificar también diferentes grados de informalidad: el saludo “¿Qué pedo?” se puede considerar más informal que el saludo neutro informal “¿Qué onda?”. El saludo “¿Qué pasó?”, en contraste con los otros saludos, puede considerarse menos informal que “¿Qué onda?”. Finalmente, el saludo “¿Qué tranza” puede considerarse igual de informal que el saludo “¿Qué pedo”, pero este último se consideraría más informal por tener la palabra “pedo”, la cual puede considerarse habla vulgar o palabra altisonante.

3.2 Tipología de despedidas

Como se mencionó en la introducción, en general las despedidas han sido poco estudiadas, particularmente en lo referente al español mexicano. Desde una perspectiva tipológica e histórica del español, Zieliński (2019b) estudió las despedidas en el CORDE y en el corpus del español del siglo XXI, el autor se enfocó en las despedidas conformadas por el verbo ver. Los tipos de despedida que reporta son “Hasta la vista”, “A más ver” y variedades de “Nos vemos”; estos formatos los enmarca dentro de la cortesía positiva que promueve la solidaridad. En su estudio sobre la disponibilidad lingüística del español costarricense, Ríos González (2007) sugiere que los formatos “adiós”, “hasta luego” y “chao” son los formatos más utilizados en Costa Rica. En el presente estudio, así como se hizo con los saludos, se tomaron en cuenta las unidades de construcción de turno que componen las despedidas de los datos para categorizar los diferentes formatos de acuerdo a la unidad con la que inicia la despedida, de esta manera se encontraron cinco tipos de despedidas: (a) las iniciadas con adiós, (b) las iniciadas con bye, (c) las que incluyen el imperativo de cuidar, (d) las temporales (es decir, las que denotan que se espera ver al recipiente en algún momento después) y (e) las realizadas con un marcador de conclusión; en la Figura 2 se muestra la distribución porcentual de estos tipos de despedidas en los datos observacionales recolectados.

Figura 2: Distribución porcentual de los datos de despedidas.

Figura 2:

Distribución porcentual de los datos de despedidas.

Como se puede observar en la figura, la despedida temporal fue la que más se reporta, con un 42%, seguida de las despedidas con bye y adiós con un 27 y 18% respectivamente. Los formatos menos reportados son los que utilizan el imperativo del verbo cuidar, estos cuentan con un 12%. Al igual que los formatos de saludos reportados anteriormente, los formatos de despedidas también cuentan con sus propias particularidades concernientes a las unidades de turno que constituyen la despedida; como se verá a continuación algunos de los formatos consisten en combinaciones de despedidas.

3.2.1 Despedidas iniciadas con adiós

La fórmula adiós es la despedida prototípica del español; existente en el idioma desde el Siglo de Oro del español (véase Vila Carneiro y Faya Cerqueiro, 2016). En los datos analizados, adiós apareció en cuatro diferentes formatos: (a) solo, (b) seguido del imperativo de cuidar, (c) seguido de despedida temporal, y (d) seguido de un vocativo, en la Tabla 4 se pueden ver ejemplos.

Tabla 4:

Formatos de iniciados con “Adiós”.

ADIÓS
TipoTérmino adiós+ imperativo de cuidar+ despedida temporal+ vocativo
Ejemplo“Adiós”“Adiós, cuídate”“Adiós, hasta luego”“Adiós, güe”

Con un 52% el formato adiós sin añadidos fue la despedida que más se encontró en las despedidas iniciadas con adiós. Las despedidas con este término seguido del imperativo de cuidar y seguido de un vocativo representaron cada una el 14%; finalmente, lasdespedidas con adiós seguido de una despedida temporal representó el 20%. De acuerdo a los parámetros de la cortesía (Brown y Levinson, 1987), se puede decir que los formatos que claramente promueven la solidaridad o la cortesía positiva son los adioses seguidos de vocativos y los adioses seguidos de imperativos del verbo cuidar. En la investigación de Araújo et al. (2013) aparece reportado solo un caso del uso de adiós seguido de un vocativo, ejemplo que respondía a la pregunta de su cuestionario: “¿Con qué palabras te despides de tu pareja?”. Con respecto a la investigación de Collí May (2009), el autor reporta que la despedida con adiós solo apareció en sus datos de cuestionarios.

3.2.2 Despedidas iniciadas con bye

Las despedidas iniciadas con bye muestran similitud con los formatos de despedidas iniciadas con adiós; es decir, como se puede ver en la Tabla 6, por un lado, los formatos encontrados son idénticos a los de adiós (exceptuando, evidentemente el elemento inicial): (a) el término bye; (b) bye seguido del imperativo de cuidar, (c) bye seguido de una despedida temporal y (d) bye seguido de vocativo. Y, por otro lado, tanto las despedidas con bye seguidas del imperativo de cuidar y las seguidas por un vocativo, son formatos que promueven explícitamente la solidaridad o cortesía positiva (Tabla 5).

Tabla 5:

Formatos de despedidas iniciados con bye.

BYE
TipoTérmino bye+ imperativo de cuidar+ despedida temporal+ vocativo
Ejemplo“Bye”“Bye, cuídate”“Bye, hasta luego”“Bye, güe”

Al igual que la forma simple adiós, la forma simple bye fue el formato más observado en esta categoría de despedidas, representando el 59% de las despedidas constituidas por bye. Sin embargo, a diferencia de las despedidas iniciadas con adiós y seguidas de un vocativo, las despedidas del formato bye seguidas de vocativo fueron el segundo formato más registrado, con un 21%. Los dos formatos restantes (es decir, bye seguido del imperativo de cuidar y bye seguido de una despedida temporal) solo representaron el 10% cada uno.

3.2.3 Despedidas con el imperativo de cuidar

Espejo Olaya y Ciro (2017) consideran que “cuídate” es un ejemplo de verbo lexicalizado en el español colombiano; es decir, que el imperativo no necesariamente tiene una fuerza ilocutiva de mandato sino de expresarle buenos deseos al receptor. En el español mexicano se puede decir que es igual; sin embargo, puede haber contextos en los que la fuerza ilocutiva sí sea más apegada al imperativo; por ejemplo, al despedirse una madre de su hijo antes de que el hijo parta a un viaje. En los datos aquí estudiados, siendo estas despedidas en relaciones simétricas, podemos considerar que este tipo de despedidas son expresiones de buenos deseos.

En la Tabla 6 podemos observar los tres formatos de despedidas con el verbo cuidar. De manera abrumadora el formato cuídate fue el más observado con un 65%; mientras que cuídate seguido de vocativo representó el 28%, y el seguido de una despedida temporal representó tan solo el 7% de las observaciones de este tipo de despedidas.

Tabla 6:

Formatos constituidos por el imperativo de cuidar.

Imperativo de cuidar
TipoLa forma cuídate+ vocativo+ despedida temporal
Ejemplo“Cuídate”“Cuídate, we”“Cuídate, hasta luego”

3.2.4 Despedida temporal

Por último, las despedidas temporales consisten en frases con las que se expresa el deseo de encontrarse con el receptor en un futuro próximo. En los datos se encontraron dos tipos de despedidas temporales: (a) despedida temporal con la preposición hasta y (b) despedida temporal con el verbo ver. La primera representa el 52% y la segunda 48% de las despedidas de este tipo (Tabla 7).

Tabla 7:

Formatos de despedida temporal.

Despedida temporal
TipoCon preposición hastaCon verbo ver
Ejemplo“Hasta luego.”“Nos vemos.”

Vila Carneiro y Faya Cerqueiro (2016) sugieren que adiós ha decaído en uso para darle lugar a despedidas como hasta luego, chao o venga (véase Valeiras Viso, 2002), esto con lo referente al español peninsular. Los datos aquí presentados concuerdan con esta aseveración, ya que las despedidas temporales fueron las más observadas (véase Figura 2, arriba). En las despedidas temporales se encontró “ai te ves” (“ahí te ves”) la cual es una despedida más coloquial (en comparación con formatos más “estándar” como “nos vemos” o “luego nos vemos”). “Ai te ves” podría considerarse una despedida que fomenta aún más la solidaridad o la cortesía positiva en los hablantes, ya que denota una camaradería más cercana.

Las categorías y subcategorías de la tipología de saludos y despedidas que aquí se han descrito son las siguientes: con respecto a los saludos, se encontraron tres categorías generales: Hola, Vocativo, y la construcción interrogativa ¿Qué …? La primera cuenta con las subcategorías Hola, Hola + deseos de bienestar, Hola + pregunta de estado, y Hola + vocativo. La categoría Vocativo tiene dos subcategorías: en la que va el vocativo solo y en la que va seguido de una pregunta de estado. A la categoría ¿Qué …? solamente la constituye la subcategoría de pregunta de estado. Con respecto a las despedidas, se encontraron cuatro categorías: Adiós, Bye, Imperativo de cuidar, y Despedida temporal. La categoría Adiós se conforma de las subcategorías Adiós, Adiós + imperativo de cuidar, Adiós + despedida temporal, y Adiós + vocativo. La categoría Bye cuenta con las subcategorías Bye, Bye + imperativo de cuidar, Bye + despedida temporal, y Bye + vocativo. Las subcategorías de la categoría Imperativo de cuidar son: donde el imperativo va solo, donde va seguido de un vocativo, y donde va seguido de una despedida temporal. Finalmente, las subcategorías de la categoría Despedida temporal son dos: donde la despedida temporal cuenta con la preposición hasta y donde la despedida temporal presenta alguna forma del verbo “ver”. Es importante mencionar que esta tipología evidentemente no es exhaustiva de los formatos de saludos y despedidas que se utilizan en el español mexicano; la tipología es representativa de los formatos utilizados por los informantes de este estudio.

4 Saludos y despedidas: datos observacionales versus datos intuitivos

En esta sección se presenta una comparación entre los datos recolectados mediante observaciones y los datos recolectados con cuestionarios. Como se mencionó en la metodología, las observaciones corresponden a saludos y despedidas producidos entre hablantes jóvenes (entre amigos, compañeros o familiares) y las únicas respuestas del cuestionario que se tomaron en cuenta para esta comparación son las obtenidas con la pregunta “¿Cómo saludarías a (o te despedirías de) alguien cercano a ti y de tu misma edad (por ejemplo, amigo, hermano, compañero, primo)?”, de esta forma ambos datos corresponden a relaciones sociales similares.

En la Figura 3, podemos observar el contraste de los datos observacionales y los datos intuitivos con respecto a los formatos de saludo. En los datos intuitivos los saludos del tipo hola fueron los más registrados, mientras que en los datos observacionales fueron los saludos del tipo ¿Qué …? los que se observaron más. En ambos tipos de saludos (Hola y ¿Qué …?) y en ambos tipos de datos, representan la mayoría de los formatos de saludos encontrados. En cuanto a los tipos de saludo reportados, ambos datos coinciden en tres tipos, solo los datos intuitivos muestran el formato de pregunta de bienestar (por ejemplo, “¿cómo estás”), que no fue encontrado en las observaciones. Por lo tanto, la figura muestra cómo, en general, las intuiciones difieren de las observaciones, aunque en algunos aspectos se pueden identificar algunas similitudes.

Figura 3: Saludos: observaciones versus intuiciones.

Figura 3:

Saludos: observaciones versus intuiciones.

En la Figura 4, podemos ver la comparación entre observaciones e intuiciones con respecto al tipo de saludo ¿Qué …? Si bien, en ambos datos el saludo con mayor registro es ¿Qué onda?, hay formatos que no fueron encontrados en ambos tipos de datos, pues mientras que el saludo ¿Qué tranza? no se encontró en los datos intuitivos, el saludo Qué tal? no se encontró en los datos observacionales. Posiblemente, ¿Qué tranza? no se encontró en los datos intuitivos por ser un formato marcado socialmente.

Figura 4: Saludo “¿Qué …?”: observaciones versus intuiciones.

Figura 4:

Saludo “¿Qué …?”: observaciones versus intuiciones.

Con respecto a los datos de despedidas podemos observar algo más o menos parecido.

En la Figura 5 se puede observar que ambos datos no coinciden en el formato más reportado: la “despedida temporal” resultó ser la más observada mientras que la despedida con bye fue la más intuida por los hablantes. Ambos datos coinciden en los formatos más reportados de manera general y también en el formato menos encontrado (las despedidas con el imperativo del verbo cuidar). Sin embargo, en lo particular, hay diferencias importantes con respecto a la distribución porcentual de los datos, por ejemplo, las barras de intuiciones de las despedidas adiós, bye y despedida temporal muestran porcentajes muy similares entre sí, lo mismo no ocurre con los datos observacionales de los mismos formatos de despedidas, es decir, las diferencias porcentuales de los datos observacionales de estos tres tipos de saludos difieren más entre sí que sus contrapartes intuitivas. Ahora bien, al enfocarnos en particularidades podemos encontrar similitudes entre ambos tipos de datos; por ejemplo, veamos la distribución porcentual de las despedidas del tipo adiós y bye.

Figura 5: Despedidas: observaciones versus intuiciones.

Figura 5:

Despedidas: observaciones versus intuiciones.

Las Figuras 6 y 7 muestran que en ambos casos los datos observacionales y los datos intuitivos coinciden en las despedidas más frecuentes. Sin embargo, de nueva cuenta, en la distribución de los demás tipos de despedidas hay contrastes importantes; por ejemplo, en las despedidas con adiós se nota un mayor registro de los diferentes tipos de adiós en los datos observacionales que en los datos intuitivos. En las despedidas con bye podemos ver que ocurre algo similar, además de que existe un tipo de despedida (bye + despedida temporal) que no fue identificada en los datos intuitivos.

Figura 6: Despedida “adiós”: observaciones versus intuiciones.

Figura 6:

Despedida “adiós”: observaciones versus intuiciones.

Figura 7: Despedida con el término bye: observaciones versus intuiciones.

Figura 7:

Despedida con el término bye: observaciones versus intuiciones.

Este contraste nos muestra que, en general, en los saludos y en las despedidas los datos observacionales no coinciden con los datos intuitivos, aunque en algunos casos particulares, como se mostró, puede haber algunas similitudes. Estos resultados concuerdan en principio con lo demostrado por Labov (1996): que las intuiciones no coinciden con el comportamiento lingüístico de los hablantes. Labov reporta diversos ejemplos de diferentes niveles de análisis lingüístico (morfológico, sintáctico, léxico, etc.) en apoyo a este argumento. Un ejemplo de ello es el contraste que realizó el autor entre datos observacionales y datos intuitivos respecto a las despedidas en inglés. Labov comparó la intuición de 33 hablantes con 234 observaciones de despedidas, su pequeño estudio muestra cómo las intuiciones no coinciden con el comportamiento verbal en las despedidas en inglés: la despedida “bye bye” resultó ser la más observada mientras que la despedida “see you (later)” resultó ser la más reportada por las intuiciones de los hablantes. Esto es similar a lo que se muestra arriba en las Figuras 3 y 5 sobre los saludos y despedidas, respectivamente. Es importante mencionar que también se presentan similitudes cuando se comparan algunos de los datos de saludos y despedidas de manera más particular, por ejemplo, en la Figura 4 sobre el saludo “¿Qué onda?” y en las Figuras 6 y 7 sobre las despedidas adiós y bye, respectivamente.

5 Conclusiones

En la presente investigación se estudiaron datos observacionales e intuitivos referentes a los formatos de saludos y despedidas de hablantes jóvenes del municipio de Metepec en el estado de México. Siguiendo la tradición sociolingüística, la tipología de saludos y despedidas que se presentó se obtuvo únicamente tomando en cuenta los datos observacionales. Si bien la tipología no es exhaustiva de los saludos y despedidas que existen en el español mexicano, la presente investigación busca generar discusión sobre los tipos de saludos y despedidas existentes en hablantes del español de México y de otros lugares hispanoparlantes: sin duda, hacen falta investigaciones tipológicas sobre saludos y despedidas de otras localidades y en otros contextos en general.

Con respecto a la comparación entre datos observacionales y datos intuitivos se observó que, si bien las intuiciones y las observaciones pueden coincidir en algunos aspectos particulares, de manera general las intuiciones de los hablantes no coinciden con su comportamiento verbal; es decir, la comparación de intuiciones y observaciones sugiere que lo que los hablantes dicen al saludar y despedirse en su vida cotidiana, no coincide con lo que reportan en los cuestionarios.

El uso de cuestionarios para investigar la idiosincrasia lingüística del hablante es una herramienta metodológica ampliamente utilizada en estudios sociolingüísticos y pragmáticos; existen incluso cuestionarios bastante sofisticados y probados como el cuestionario de hábitos sociales (cf. Hernández Flores, 2009; Murillo, 2008). El hecho de que los cuestionarios sean una herramienta que permite la recolección de un gran número de datos en un tiempo relativamente corto hace que sean una herramienta muy práctica para la investigación. Por el contrario, las observaciones sistematizadas requieren un tiempo mayor para su recolección y muchas veces tienen una limitante en cuanto al número de observaciones posibles; su valor radica en que con ellas se obtiene acceso de primera mano al fenómeno que se investiga. Evidentemente, queda fuera de la discusión metodológica darle preferencia a un método sobre otro, por el contrario, lo que se sugiere es que se busque fomentar más la triangulación de datos en la investigación (cf. Schütze, 2011) con el fin de lograr un entendimiento más preciso del uso de la lengua en sociedad. Considero que justo lo que señala Labov (1996) con respecto a no confiar ciegamente en las intuiciones de los hablantes es un principio sociolingüístico fundamental que debe tomarse en cuenta ampliamente, ya que incluso las intuiciones de los hablantes también pueden resultar problemáticas para la lingüística teórica, la cual se basa principalmente en ellas (véase Wasow y Arnold, 2005). De cualquier forma, es un hecho que las intuiciones nos sirven de guía para estudiar el uso de la lengua, pero no sustituyen a la realidad del comportamiento lingüístico de los hablantes.


Corresponding author: Ariel Vázquez Carranza, Departamento de Lenguas Modernas, CUCSH, Universidad de Guadalajara, Del Rey 117 OTE, Toluca, Guadalajara, Jalisco, 44100, México, E-mail:

Apéndice: instrumentos de investigación

Formatos de registro de observaciones.

REGISTRO DE OBSERVACIONES

SALUDOS

No.FechaEjemploEdadM/HMunicipio donde vive el hablanteContexto (¿a quién se lo dijo?, ¿en qué situación?)

REGISTRO DE OBSERVACIONES

DESPEDIDAS

No.FechaEjemploEdadM/HMunicipio donde vive el hablanteContexto (¿a quién se lo dijo?, ¿en qué situación?)

Las intuiciones y el comportamiento verbal: saludos y despedidas

Cuestionario.

Número de cuestionario:

Fecha:

Descripción: Este proyecto de investigación busca recolectar datos sobre las formas lingüísticas utilizadas al saludar y al despedirse de las personas.

Datos del encuestado:

M

H

Edad:

Municipio:

Instrucciones: por favor, conteste brevemente las siguientes preguntas.

  1. ¿Cuál es la primer palabra o frase de saludo que dices al iniciar la conversación (por teléfono o en persona) con…

    … una persona cercana a ti y de la misma edad que tú (por ejemplo, un amigo, un primo, etc.):

    … una persona cercana a ti pero mayor que tú (por ejemplo, tus padres, un tío, un amigo, etc.):

    … una persona cercana a ti pero menor que tú (por ejemplo, un sobrino, hermano, un amigo, etc.):

    … un conocido mayor que tú (por ejemplo, un compañero de trabajo, un vecino, alguien que atiende un negocio, etc.):

    … un conocido menor que tú por ejemplo, un compañero de trabajo, un vecino, alguien que atiende un negocio, etc.):

    … un desconocido mayor que tú por ejemplo, un compañero de trabajo, un vecino, alguien que atiende un negocio, etc.):

    … un desconocido menor que tú por ejemplo, un compañero de trabajo, un vecino, alguien que atiende un negocio, etc.):

  • 2. ¿Cuál es la última palabra o frase de despedida que dices al finalizar la conversación (por teléfono o en persona) con…

    … una persona cercana a ti y de la misma edad que tú (por ejemplo, un amigo, un primo, etc.):

    …una persona cercana a ti pero mayor que tú (por ejemplo, tus padres, un tío, un amigo, etc.):

    … una persona cercana a ti pero menor que tú (por ejemplo, un sobrino, hermano, un amigo, etc.):

    … un conocido mayor que tú (por ejemplo, un compañero de trabajo, un vecino, alguien que atiende un negocio, etc.):

    … un conocido menor que tú (por ejemplo, un compañero de trabajo, un vecino, alguien que atiende un negocio, etc.):

    … un desconocido mayor que tú (por ejemplo, un compañero de trabajo, un vecino, alguien que atiende un negocio, etc.):

    … un desconocido menor que tú (por ejemplo, un compañero de trabajo, un vecino, alguien que atiende un negocio, etc.):

¡Gracias!

Referencias

Academia Mexicana de la Lengua. (2020). Qué onda: ¿Cuál es el origen de la expresión “qué onda”. Disponible enaccesado el http://www.academia.org.mx/espin/respuestas/item/que-onda [Accessed 1 Abril 2020].Search in Google Scholar

Acevedo-Halvick, A. (2008). ¿Qué onda vos? ¿cortes o descortés en la interacción verbal juvenil? In A. Briz, et al.. (Eds.), Cortesía y conversación: de los escritos a lo oral: III Coloquio Internacional Programa EDICE (pp. 72–79). Valencia: Departamento de Filología Española, Universitat de València.Search in Google Scholar

Adukpo, J., Kumi, E., y Wumbei, C. K. (2019). Greetings or information exchange in Ewe community. Journal of African Studies and Ethnographic Research, 1(1), 22–39.Search in Google Scholar

Akindele, F. (1990). A sociolinguistic analysis of Yoruba greetings. African Languages and Cultures, 3(1), 1–14. https://doi.org/10.1080/09544169008717707.Search in Google Scholar

Alharbi, L. M., y Al-Ajmi, H. (2008). Greet with the same or render a better greeting: Some translational discourse of Persian–Gulf–Arabic greetings. Iranian Journal of Language Studies, 2(1), 115–146.Search in Google Scholar

Araújo, A., Quinto, M., y Pontes, V. D. O. (2013). La cortesía social lingüística en saludos y despedidas entre hablantes mexicanos. Hispanistas, XVI, 16.Search in Google Scholar

Baran, M. (2017). Fórmulas de saludo y de despedida como relacionemas. Apuntes desde la diacronía y la sincronía de la lengua. Studia Iberystyczne, 16, 720. https://doi.org/10.12797/si.16.2017.16.01.Search in Google Scholar

Bibiri, A. D., Mocanu, M., y Turculeț, A. (2016). The intonation of Romanian greetings: A sociolinguistics approach. International Journal of Cognitive and Language Sciences, 10(4), 1123–1131.Search in Google Scholar

Brown, R., y Gilman, A. (1960). The pronouns of power and solidarity. In T. A En Sebeok (Ed.), Style in language (pp. 253–276). Cambridge, Mass: MIT Press.10.1515/9783110805376.252Search in Google Scholar

Brown, P., y Levinson, S. C. (1987). Politeness: Some universals in language usage. Cambridge: Cambridge University Press.10.1017/CBO9780511813085Search in Google Scholar

Castañeda Naranjo, L. S., y Henao, J. I. (2013). Fórmulas de apertura y cierre en procesos de interacción verbal en parlache. Lingüística y Literatura, 33(62), 47–62.Search in Google Scholar

Collí May, J. (2009). Greetings and farewells between women and men at UQROO. In En Marín Marín (Ed.), Memoria del V foro de estudios en lenguas (pp. 67–81) Universidad de Quintana Roo.Search in Google Scholar

Coupland, J, Coupland, N., y Robinson, J. (1992). “How are you?”: Negotiating phatic communion. Language in Society, 21, 207–230. https://doi.org/10.1017/s0047404500015268.Search in Google Scholar

Cruz Volio, G. (2017). Actos de habla y modulación discursiva en español medieval. Representaciones de (des)cortesía verbal histórica. Frankfurt: Peter Lang.10.3726/b11018Search in Google Scholar

Duranti, A. (1997). Universal and culture‐specific properties of greetings. Journal of Linguistic Anthropology, 7(1), 63–97. https://doi.org/10.1525/jlin.1997.7.1.63.Search in Google Scholar

Espejo Olaya, M. B., y Ciro, L. A. (2017). Lexicalización de algunos verbos en el español de Colombia. Folio, 46, 163–182. https://doi.org/10.17227/01234870.46folios163.182.Search in Google Scholar

Firth, R. (1972). Verbal and bodily rituals of greeting and parting. In En J. S. La Fontaine (Ed.), The Interpretation of ritual, Essays in Honour of A. I. Richards (pp. 1–38). Londres: Routledge.Search in Google Scholar

Goffman, E. (1971). Relations in public: Microstudies of the public order. Nueva York: Basic Books, Inc.Search in Google Scholar

Hernández Flores, N. (2009). El test de hábitos sociales: Una aportación metodológica al estudio de la (des)cortesía. In C Fuentes Rodríguez, y E. R. Alcaide Lara (Eds.), Manifestaciones textuales de la descortesía y agresividad verbal en diversos ámbitos comunicativos (pp. 55–77). Sevilla: Universidad Internacional de Andalucía.Search in Google Scholar

Labov, W. (1996). When intuitions fail. In E. L. McNair, K. Singer, L. Dolbrin, y M. Aucon (Eds.), Papers from the parasessions on theory and data in Linguistics Chicago Linguistic Society, Vol. 32 (pp. 77–106).Search in Google Scholar

Laport, M. N. C., y Zuberbühler, K. (2010). Vocal greeting behaviour in wild chimpanzee females. Animal Behaviour, 80, 467–473.10.1016/j.anbehav.2010.06.005Search in Google Scholar

Laver, J. (1981). Linguistic routines and politeness in greeting and parting. In F. En Coulmas (Ed.), Conversational routine (pp. 289–304). The Hague: Mouton.10.1515/9783110809145.289Search in Google Scholar

Medina, J., Dávila, Y., Romero, V., y Mora, E. (2018). El saludo venezolano. Ritual multiforme de la prosodia visual. Lengua y Habla, 22, 1–26.Search in Google Scholar

Michno, J. (2014). Greeting and leave-taking in Texas: Perception of politeness norms by Mexican-Americans across sociolinguistic divides. Tesis de Maestría. Universidad de Texas.Search in Google Scholar

Michno, J. (2017). Greeting and leave-taking in Texas: Perception of politeness norms by Mexican-Americans across sociolinguistic divides. Spanish in Context, 14(1), 1–27. https://doi.org/10.1075/sic.14.1.01mic.Search in Google Scholar

Murillo, J. (2008). Sobre la metodología de investigación en estudios sobre el discurso de la cortesía: A propósito del empleo de cuestionarios de hábitos sociales. In E. A. Briz, et al.. (Eds.), Cortesía y conversación: De lo escrito a lo oral (pp. 53–71). Valencia: EDICE.Search in Google Scholar

Oviedo, A. (2007). Los rituales de saludo y despedida de los Sordos berlineses. Lenguaje, 35(2), 35–69.10.25100/lenguaje.v35i2.4854Search in Google Scholar

Pinto, D. (2008). Passing greetings and interactional style: A cross-cultural study of American English and peninsular Spanish. Multilingua-Journal of Cross-Cultural and Interlanguage Communication, 27(4), 371–388. https://doi.org/10.1515/multi.2008.017.Search in Google Scholar

Placencia, M. E. (1997). Opening up closings – The Ecuadorian way. Text: An Interdisciplinary Journal for the Study of Discourse, 17(1), 53–81. https://doi.org/10.1515/text.1.1997.17.1.53.Search in Google Scholar

Poccetti, P. (2010). Greeting and farewell expressions as evidence for colloquial language: Between literary and epigraphical texts. In E. En Dickey, y A. Chahoud (Eds.), Colloquial and literary latin (pp. 100–126). Cambridge: Cambridge University Press.10.1017/CBO9780511763267.008Search in Google Scholar

Ríos González, G. (2007). Diferencias léxicas entre el hombre y la mujer en tres centros de interés: Saludos, temas de conversación y despedidas. Revista de filología y lingüística de la Universidad de Costa Rica, 33(1), 151166.10.15517/rfl.v33i1.4282Search in Google Scholar

Roozbeh, M. (2017). Sociolinguistic aspects of the speech act of greeting in Persian and English. Bulletin de la Société Royale des Sciences de Liège, 86(special edition), 294–303.Search in Google Scholar

Sacks, H. (1992). Lectures on conversation. Cornwall: Blackwell.Search in Google Scholar

Sacks, H., Schegloff, E. A., y Jefferson, G. (1974). A simplest systematics for the organization of turn taking for conversation. Language, 50, 696–735. https://doi.org/10.2307/412243.Search in Google Scholar

Schegloff, E. A. (2007). Sequence organization in interaction: A prime in conversation analysis. Cambridge: Cambridge University Press.10.1017/CBO9780511791208Search in Google Scholar

Schegloff, E. A., y Sacks, H. (1973). Opening up closings. Semiotica, 8, 69–99. https://doi.org/10.1515/semi.1973.8.4.289.Search in Google Scholar

Schütze, C. T. (2011). Linguistic evidence and grammatical theory. Wiley Interdisciplinary Reviews: Cognitive Science, 2(2), 206–221. https://doi.org/10.1002/wcs.102.Search in Google Scholar

Searle, J. R. (1969). Speech acts. Cambridge: Cambridge University Press.10.1017/CBO9781139173438Search in Google Scholar

Searle, J. R., y Vanderveken, D. (1985). Foundations of illocutionary logic. Cambridge: Cambridge University Press.Search in Google Scholar

Valeiras Viso, J. (2002). “Deja tu mensaje después de la señal”: Despedida y otros elementos de la sección de cierre en mensajes dejados en contestadores automáticos en Madrid y Londres. In E. M. E. Placencia y D. Bravo (Ed.), Actos de habla y cortesía en Español (pp. 209–232). Múnich: Lincom Europa.Search in Google Scholar

Vila Carneiro, Z., y Faya Cerqueiro, F. (2016). Consideraciones acerca de la fórmula de despedida a Dios en el teatro del Siglo de Oro. Onomázein, 36, 39–56. https://doi.org/10.7764/onomazein.33.4.Search in Google Scholar

Wasow, T., y Arnold, J. (2005). Intuitions in linguistic argumentation. Lingua, 115(11), 1481–1496. https://doi.org/10.1016/j.lingua.2004.07.001.Search in Google Scholar

Wittgenstein, L. (1953). Philosophical investigations. G. E. M, Anscombe (trad.). Oxford: Blackwell.Search in Google Scholar

Zieliński, A. (2019a). Hacia una tipología de las fórmulas de saludo en la historia del Español. Pragmática Sociocultural/Sociocultural Pragmatics, 7(2), 155–181.10.1515/soprag-2019-0014Search in Google Scholar

Zieliński, A. (2019b). “¡Amigo, nos vemos!”: Fórmulas de despedida con ver en la historia del español. In A. M. En López González, et al.. (Eds.), Voces dialogantes. Estudios en homenaje al professor Wiaczesław Nowikow (pp. 323–333). Polonia: Wydawnictwo Uniwersytetu Łódzkiego.10.18778/8142-564-3.31Search in Google Scholar

Published Online: 2020-10-29
Published in Print: 2020-11-26

© 2020 Ariel Vázquez Carranza, published by De Gruyter, Berlin/Boston

This work is licensed under the Creative Commons Attribution-NonCommercial-NoDerivatives 4.0 International License.

Scroll Up Arrow